OMPRESS-ARGENTINA (6-04-22) Este es el nombre del proyecto misionero puesto en marcha de manera conjunta por la Conferencia Episcopal Argentina y las Obras Misionales Pontificias y que este pasado domingo 3 de abril se hacía realidad con la ceremonia del primer envío misionero.

En total serán ocho misioneros los que se envíen al vicariato apostólico de Puerto Maldonado, en la Amazonía Peruana. Los dos primeros, la hermana Mayra Lorena Monsalve y el padre Juan Manuel Ortiz de Rozas, celebraban su Misa de envío este domingo en la Parroquia Santa María de Betania del barrio porteño de Almagro, presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Alejandro Daniel Giorgi, y concelebra por el padre Jerzy Faliszek SVD, director nacional de las Obras Misionales Pontificias en Argentina. Como explican desde las OMP en Argentina, los otros cinco misioneros serán laicos, y otro numeroso grupo de personas está periodo de discernimiento y formación con vistas a continuar la Misión en Perú.

El padre Juan Manuel Ortiz de Rozas, de 43 años, sacerdote de la diócesis de San Isidro desde hace 12 años, tiene como destino la comunidad de Mantaro, en el vicariato amazónico. Estudió medicina hasta el cuarto año de la carrera. Estuvo siempre en parroquias en contexto de pobreza en el Gran Buenos Aires y participa activamente en la pastoral de adicciones de la diócesis y en la comisión nacional de drogodependencia. Durante seis años formó parte de la Comisión Nacional de Drogodependencia. En su último destino pastoral fue párroco de Nuestra Señora del Carmen en San Fernando. Participó de diferentes misiones en las provincias de Buenos Aires, Neuquén, Catamarca, Salta, Corrientes y Chubut. En febrero de 2017, con un sacerdote amigo, realizó una experiencia de 10 días en Yurimaguas, otra zona de la selva amazónica peruana.

La hermana Mayra Lorena Monsalve será enviada a la comunidad Chirumpiari. Tiene 43 años y es religiosa de la Congregación de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas. Es profesora de Ciencias Sagradas. Trabajó en la Coordinación y animación en Pastoral Educativa. Fue Integrante del equipo de Animación Misionera en la congregación (Referente de la Misión Sur), del Movimiento misionero “Piedras Vivas” animación solidaria con niños, jóvenes, universitarios y adultos en Córdoba, Río Cuarto, Buenos Aires, Villa María, Villa Nueva y Chile. Realizó acompañamiento espiritual y asistencial en Hogar Pereyra, con niños judicializados en Lomas de Zamora, Buenos Aires, y en los Centros de rehabilitación “Hogar Nazaret” y “Fazenda de la Esperanza”. En Villa María y Villa Nueva, trabajó junto a jóvenes y familiares en prevención de las adicciones y consumo de narcóticos y estupefacientes. En el asentamiento Villa del Sur, realizó promoción y trabajo con mujeres, y en el Hogar Niño Jesús, acompañamiento espiritual para mujeres de la tercera edad, talleres de espiritualidad, arteterapia y música. Realizó trabajo en red con Cáritas diocesana y CAJ (Centro de Asistencia Jurídica) Villa María y animación del proyecto Solidario Misionero en merendero “Madre Tránsito” para gente en situación de calle y migrantes en Santiago de Chile.+

La dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias en Argentina ha elaborado una presentación en pdf, y también con vídeo, con imágenes del destino de los misioneros, las comunidades del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado. En este vicariato, en la parroquia de Pichari, un sacerdote tiene que atender a más de 189 pueblos y 209 instituciones educativas, la mayoríá de cultura andina quechua, y unas cuantas de los pueblos originarios amazónicos matsiguenka y asahaninka.