OMPRESS-MADRID (25-3-22) En el año 2020 el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) cumplía 100 años, pero las actividades programadas para su celebración tuvieron que ser suspendidas abruptamente por la pandemia. Dos años después, el IEME ha podido retomar la celebración con una exposición sobre los 100 años de su existencia, llamada “Una historia en forma de Río”.

En la rueda de prensa de presentación se explicó la metáfora del río. El manantial y fuente del que surge es Dios mismo, que inspiró este Instituto a través de Gerardo de Villota, y de una carta que el Papa Benedicto XV envió al entonces arzobispo de Burgos, monseñor Juan Benlloch -en la que le pedía que creara una seminario de misiones para sacerdotes diocesanos-. De todas partes de España llegaron “gotas de agua” que se fueron uniendo en este río, cuyo cauce ha llegado a América, África y Asia. En el trayecto ha habido dificultades; pero el agua, gracias al “sol” -la gracia de Dios-, ha dado abundantes frutos.

Luis Ángel Plaza, director general del IEME; y el sacerdote misionero Carmelo Pérez-Aradros León, explicaron cuál es la nota distintiva del IEME: son sacerdotes diocesanos haciendo misión. Se incardinan en sus diócesis de origen, y como diocesanos parten a la misión ad gentes, sin dejar su incardinación. “Somos la expresión misionera de nuestras iglesias locales”. Esta nota distintiva fue una revolución hace 100 años, cuando se creó el IEME, ya que hasta entonces la misión parecía que estaba reservada a las congregaciones religiosas.

“El centenario quiere hacer presente los frutos de cientos de sacerdotes que encontraron en esta familia la realización de sus sueños misioneros”, afirmó Pérez-Aradros. Cerca de 500 sacerdotes en estos 100 años han llevado el Evangelio a los confines de la Tierra. Entre ellos, 6 fueron nombrados obispos; y tres murieron de forma violenta en la misión. En la actualidad, hay 99 sacerdotes del IEME provenientes de 36 diócesis españolas en misión en América (Perú, Brasil, Nicaragua, Cuba, República Dominicana, Costa Rica y Guatemala); África (Zimbabue, Rep. Centroafricana, Zambia, Mozambique, Benín) y Asia (Tailandia y Japón).

Según explicaron, este es un tiempo para mirar hacia atrás y dar las gracias a Dios por tantos dones recibidos; y al mismo tiempo de mirar hacia delante, porque “tenemos horizontes”. En cuanto al futuro, explicaron en la rueda de prensa que, a pesar de la falta generalizada de vocaciones al sacerdocio, visitan todos los seminarios diocesanos de España para hablarles de la misión, y que encuentran una gran acogida entre los jóvenes.

La exposición sobre los 100 años del IEME cuenta con fotografías, información, y objetos de diferentes culturas. Está abierta al público en la sede del IEME (C/Ferrer del Río, 17 28028 Madrid) desde el 24 de marzo hasta el 30 de abril, de lunes a viernes de 10h a 12h; y los martes y jueves por la tarde de 15h a 17h, y de 19h a 21h.