OMPRESS-ANGOLA (8-03-22) El obispo de Lwena, el misionero salesiano argentino Jesús Tirso Blanco, fallecía el 22 de febrero en Verona, Italia, tras una larga enfermedad. Sus restos mortales descansan desde este sábado en la tierra de Angola que le acogió como misionero. En la misa de réquiem que tuvo lugar el presidente de la Conferencia Episcopal de Angola y Santo Tomé, Mons. José Manuel Imbamba, subrayó su compromiso en contra de las “asimetrías regionales, políticas, socioeconómicas y culturales, contra las agresiones ambientales, la pobreza y la miseria, la exclusión e injusticia social, el analfabetismo y la intolerancia religiosa, cultural y política tribal”, y cómo “luchó por la vida y la dignidad de la persona humana, la reconciliación y la paz del diálogo social y ecuménico”, subrayó. Al acto de despedida de este obispo misionero asistió una numerosa multitud, y estuvo marcada por muchos momentos emotivos e innumerables mensajes de condolencia llegados de muchas partes del mundo.

Mons. Jesús Tirso Blanco, de 64 años, llegó a Angola como misionero en 1986. Había nacido en Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires, el 3 de junio de 1957 y emitió sus votos como religioso salesiano el 24 de enero de 1982. Desde su ordenación sacerdotal, en 1985 en San Justo, fue enviado a Angola, donde fue vicario parroquial en Dundo, párroco de Lwena, director de la comunidad salesiana y párroco de Ndalatando. En 2007 el Papa Benedicto XVI lo nombraba obispo de Lwena.