OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (10-05-21) Mañana se presentará el texto del Motu proprio “Antiquum ministerium”, con el que el Papa Francisco instituirá el ministerio del catequista, un ministerio que en los territorios de misión tiene una importancia capital en el día a día de la Iglesia. El Centro de Formación, Catequética y Ecológica “Mobokoli”, en la diócesis de Lolo, República Democrática del Congo, es una prueba de ello. Se puso en marcha en el año académico 2018-2019, con el apoyo de las Obras Misionales Pontificias que, por ejemplo este año, ha enviado 25.500 euros a esta diócesis del norte del Congo, destinados a los catequistas. Cuenta con 46 catequistas a tiempo completo y 1.458 a tiempo parcial.

Desde Lolo explican cómo se procede en la preparación a su ministerio que comienza con la elección del catequista por parte del párroco y el consejo parroquial. Su formación durará, en el centro, de diez meses a un año. El catequista, además, tiene que reunir ciertos criterios, considerados importantes para la cultura y la zona en la que va a desarrollar su ministerio, la provincia de Mongola donde está la diócesis de Lolo: debe estar casado; tener al menos 45 años de edad y cinco años de escuela secundaria o diploma estatal; tener buenos conocimientos de francés.

Como la obra de evangelización concierne a toda la familia, puede acudir a su periodo de formación con su familia, que recibirá comida, formación académica para los más pequeños y cobertura sanitaria durante este periodo. Y como la obra de la evangelización concierne a la parroquia que ha enviado a su catequista a formarse, cada parroquia de origen envía alimentos y otras ayudas al Centro “Mobokoli”. Así cada año el centro acoge a 10 familias de catequistas, de las que 10 son hombres, 10 mujeres y 40 niños en edad escolar. Una población de 60 personas en total.

Se imparte formación teológica, temas de desarrollo integral y animación comunitaria de una parroquia; formación práctica sobre el terreno con campos modelo (cultivo de arroz, maíz, mandioca), diferentes prácticas agrícolas para cría de aves, ovejas y cabras… El Centro de Capacitación tiene como escudo una Biblia abierta sobre la que hay un machete. Es el símbolo del “Ora et labora” de San Benito, que deja claro que el catequista debe formar a los catecúmenos y, después, enseñar nuevas técnicas agrícolas. De hecho, en la misa de clausura de cada año académico, el obispo entrega a la pareja de catequistas una Biblia acompañada de un largo machete para ir en misión evangelizadora.