OMPRESS-MADRID (20-01-22) El Instituto Español de Misiones Extranjeras ha comunicado el fallecimiento de Mons. Eloy Tato Losada, obispo emérito de Magangué, Colombia, y miembro del instituto. El fallecimiento tuvo lugar la tarde del martes, 18 de enero, a los 98 años de edad.

Mons. Eloy Tato nació en Villadequinta de Valdeorras, Orense, en 1923, el pequeño de cinco hermanos. Estudió en el seminario de Astorga y fue ordenado sacerdote el 15 de junio de 1946. Su primer destino pastoral fue en su tierra gallega, en Alberguería, Meda, Prada, Riomao, Curixido y Vilaboa, en el municipio de A Veiga do Bolo. En 1952 se incorporó al Seminario Nacional de Misiones de Burgos, de Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME). Al año siguiente, firmó su compromiso “ad vitam” con el IEME y fue enviado al Vicariato Apostólico de San Jorge, Colombia, hoy diócesis de Montelibano. Allí fue profesor de Teología y luego Rector del Seminario Mayor, además de párroco de San Benito Abad.

En agosto de 1959 es nombrado Pro-vicario Apostólico de San Jorge, siendo en este cargo sucesor de Mons. José Lecuona Labandíbar, que hubo de venir a España para hacerse cargo de la Dirección General del IEME. El 25 de julio de 1960, a la edad de 36 años, fue ordenado obispo titular de Cardicio y vicario apostólico de San Jorge, siendo en ese momento el obispo más joven del mundo. La ordenación episcopal tuvo lugar en la catedral de Astorga, presidida por el nuncio Ildebrando Antoniutti, y acompañado por el obispo asturicense José Castelltort Soubeyre y José Lecuona Labandíbar, obispo titular de Vagada y director general del IEME. El lema que escogió fue: “Charitas, gaudium, pax”. En 1969 al crearse la nueva diócesis de Magangué, Mons. Eloy Tato fue designado su primer obispo. En 1994, el entonces papa Juan Pablo II aceptó su renuncia por motivos de salud. Regresó a Galicia y desde entonces vivió en su aldea natal de Villadequinta de Valdeorras, atendido por la Congregación de Hermanas Misioneras Catequistas, de origen colombiano. Hasta la fecha de su muerte, Mons. Eloy era el único obispo que quedaba de los que participaron en las 4 sesiones del Concilio Vaticano II (1962-1965).

El funeral será el viernes 21 de enero a las 12:00 en la parroquia de Santa Rita de Casia de El Barco de Valdeorras. El sepelio se hará a continuación en el cementerio de Viladequinta.