OMPRESS-ROMA (8-11-21) Titulada “Un mundo no es suficiente. Barzana, Pantoja y Páez, tres jesuitas para tres continentes”, están teniendo lugar en Roma una serie de conferencias sobre estos tres misioneros españoles que fueron enviados a América, Asia y África respectivamente. El destino de Alonso de Barzana fueron los actuales, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina. Diego de Pantoja llegó a China y Pedro Páez, tras un largo periplo, alcanzó las tierras de Etiopía.

La serie de conferencias se está desarrollando en cuatro fechas: 27 de octubre, 3, 17 y 24 de noviembre, y se pueden encontrar en el canal de Youtube del Pontificio Instituto Oriental, que junto a la Embajada de España en la Santa Sede y la Pontificia Universidad Gregoriana, han organizado la serie, en el marco del año ignaciano.

La Compañía de Jesús nació en el apogeo del siglo de los grandes descubrimientos geográficos, en el que la Iglesia emprende una evangelización sin precedentes entre los pueblos no cristianos, explican los organizadores. Los jesuitas jugaron un papel muy importante y siguiendo los pasos de San Francisco Javier llegaron a territorios insospechados, donde se encontraron con diversas situaciones culturales, sociales y políticas. Con extrema creatividad, también necesaria para la evangelización de hoy, tuvieron que encontrar formas adecuadas de transmitir el Evangelio, valorando las lenguas y culturas locales y adaptando el mensaje del Evangelio a las diferentes culturas en la medida de lo posible. Un gran ejemplo de esta labor son los tres misioneros protagonistas de este ciclo de conferencias.

La primera conferencia, titulada «América y Alonso de Barzana», se desarrolló en español y estuvo a cargo del Hno. Wenceslao Soto SJ, historiador del Archivo Histórico de la Compañía de Jesús. El evento se realizó en la sede del Pontificio Instituto Oriental en Roma, el 27 de octubre, y fue transmitido en vivo por el canal de Youtube del Pontificio Instituto Oriental. Conocido como el “Francisco Javier de las Indias Occidentales”, el P. Alonso de Barzana cumplió su trabajo evangelizador en la doctrina de Santiago del Cercado y en Huarochirí, así como en Cuzco, Arequipa y Juli. Luego expandió su campo de misión hasta la actual Bolivia, la provincia de Tucumán y la región de los Calchaquíes y el Gran Chaco, llegando a dominar once lenguas nativas.