OMPRESS-PERÚ (21-06-21) Primero se crearon las escuelas, los hospitales, las residencias de ancianos… y 120 años después ha sido cuando se ha pensado en las oficinas centrales del vicariato, explicaba el propio vicario, el dominico español David Martínez De Aguirre Guinea. En una solemne ceremonia, realizada el pasado jueves 16 de junio, Mons. Martínez de Aguirre bendecía la primera piedra de lo que será el centro administrativo del vicariato.

Se trata de todo un hito en la historia de este vicariato amazónico, creado en 1900 y confiado desde el primer momento a misioneros dominicos. Durante todo este tiempo se han creado diferentes estructuras por todo el territorio del vicariato: escuelas, internados, centros de estudios superiores, bibliotecas, hospitales, puestos de salud, capillas, residencias sacerdotales, centros de pastoral, infraestructuras para la producción, etc. Lo cierto es que durante muchos años lo que sería el equivalente a la “administración y oficinas” de una diócesis estuvieron localizados en el mismo convento de los dominicos de Lima, y la vivienda del obispo vicario y las oficinas más cercanas, se han ubicado en el convento dominico de Puerto Maldonado. Esto llevó a que los sucesivos obispos, que se hicieron cargo del Vicariato, no se preocuparan por crear una sede propia. Ahora que el número de sacerdotes locales ha aumentado y el de misioneros dominicos se reduce, es cuando se ha decidido dar este paso hacia la autonomía, como territorio, del vicariato.

Con el apoyo de las Obras Misionales Pontificias que, en tres años, ha hecho llegar a Puerto Maldonado 180.000 dólares, y el de otros organismos de apoyo misionero como Selvas Amazónicas o Misiones Diocesanas Vascas, en breve, para febrero de 2022, se hará realidad este proyecto. Acogerá las oficinas de acción social, pastoral y administrativa del Vicariato Apostólico y la Oficina Diocesana de Educación Católica, además de las sedes de Cáritas Madre de Dios y de Radio Madre de Dios.