OMPRESS-MENORCA (17-05-22) Este domingo 14 se ha celebrado Menorca Missionera, abriendo la hermosa y pequeña isla mediterránea al mundo con corazón misionero. Los menorquines han tenido la oportunidad de recordar a tantas y tantos misioneros salidos de su tierra y convertirse ellos mismos en misioneros a través de la oración y la caridad misionera.

El acto central de esta cita con la misión, que abarcó el fin de semana, tuvo lugar el mismo domingo en la localidad de Ferreries, en la Iglesia de Santa María. Con el lema “A hombros de gigantes”, Justo Amado, director de OMPress y miembro de la dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias, explicó en su intervención qué son las Obras Misionales Pontificias, “son la Iglesia que no olvida a nadie”, descubriendo nuevos aspectos de figuras conocidas como San Francisco Javier o Paulina Jaricot impulsora de la Obra que hoy conocemos como Domund.

El encuentro contó también con una nutrida presencia misionera, verdaderos “gigantes de la misión”, que pudieron compartir brevemente su testimonio: Manuel Bonet, de los Padres Blancos, y 50 años de misión, que recordó que quizá lo difícil no sea hablar de Jesús, sino hablar como Jesús; Óscar González, de OCASHA, un misionero lico que en la Amazonia aúna el mensaje del Evangelio con las exigencias de la justicia; y tres carmelitas misioneras, Vilma, Caterina y Emiliana, llegadas desde la India, Malaui e Indonesia, respectivamente, presentes en Menorca, donde su fundador Francisco Palau, recibió la inspiración de fundar una congregación que viviera misionalmente el carisma carmelita.

También hubo una importante presencia de los voluntarios que en la diócesis hacen presente la misión en el día a día. Se homenajeo precisamente a Fina, una voluntaria que durante treinta años ha sido el alma de la Feria misionera de Fornells. En ella se concretó el agradecimiento que todos ellos merecen. Xavi Martin, presentó además un proyecto promovido en la República Dominica por el misionero Tomé Garriga. Tras las intervenciones tuvo lugar la Eucaristía con la comunidad parroquial de Ferreries que acogió el encuentro.