OMPRESS-ALBACETE (6-09-21) El pasado 31 de agosto, el obispo de Albacete, Mons. Ángel Fernández Collado, y el delegado de misiones de la diócesis, Fernando Zapata, vivieron un encuentro muy especial con misioneros de la diócesis de Albacete. Fue una oportunidad para compartir vivencias, anécdotas, preocupaciones… Uno de los temas que lógicamente estuvo en boca de todos fue el coronavirus, cómo ha afectado y sigue afectando a sus países de misión y, especialmente, al entorno en el que trabajan, el de los más pobres y necesitados. Como destaca Fernando Zapata, resulta reconfortante ver las sonrisas de estas misioneras y misioneros, todas aquellas cosas que tienen en común, y cómo conservan y se ve en sus ojos la ilusión del primer día.

Argentina, Angola, Zimbabwe, Nicaragua, así como otros países en los que estuvieron con anterioridad, son los lugares dónde han entregado sus corazones y donde misioneros como Emilio, Isabel, D. Ángel y Javi Plá, se han entregado a los más necesitados de nuestro mundo, a los que no conocen a Jesús, a los que no pueden cubrir sus necesidades más básicas.

El encuentro acabó con una oración, en la que se tuvo muy presentes a todos los misioneros de Albacete, y de toda España. Y cómo no a aquellos que han fallecido, como el sacerdote misionero José Dalmacio Barrau Atiénzar, que llegaba a la casa del Padre este mismo agosto, tras toda una vida pastoral en Albacete y numerosos años entregados a la misión primero en Argentina y, después, en el Vicariato Apostólico de El Petén, en Guatemala. Una plegaria por todos ellos, meditando la hermosa oración de este #Domund2021, realmente especial: “¡¡Gracias Señor por los misioneros!! ¡¡Gracias por estar personas tan especiales!! Gracias, pues su ejemplo nos empuja, nos alienta”. Por eso, “Señor, contigo he visto y oído que las cosas pueden ser diferentes”…