OMPRESS-MADRID (19-04-21) Este abril se cumplen 25 años del nacimiento de Covide, la Cooperación Vicenciana para el Desarrollo, un cauce de ayudas a todos los continentes, donde están presentes las Hijas de la Caridad, los padres de la Congregación de la Misión y la Familia Vicenciana.

Amve, la Acción Misionera Vicenciana de España, había nacido en 1972, para trabajar conjunta y coordinadamente a favor de las Misiones “ad gentes”. Fue en 2005 cuando se unificaron ambas en la actual Covide-Amve.

Con más de 4.000 socios y más de 15.000 voluntarios es una de las ONGD más pujantes de España. Por otro lado, las misioneras y los misioneros – Hijas de la Caridad, Paúles y laicos misioneros – son el rostro de Covide-Amve. Son verdaderos expertos en el terreno, que llevan años y años en los países adonde van destinadas las ayudas, conocen en profundidad la idiosincrasia de los pueblos y la realidad de los países, y están altamente inculturados. Por todo ello desde Obras Misionales Pontificias nos unimos al agradecimiento difundido por Covide-Amve:

“Al Señor, por todas las gracias derramadas a lo largo de los 25 años sobre Covide. A todas las Hijas de la Caridad, a todos los Padres de la Congregación de la Misión y a toda la Familia Vicenciana que, a través de toda la geografía española, han contribuido con generosidad al mantenimiento del espíritu de Covide. A nuestras Misioneras y Misioneros que han sido el rostro de Covide en los países empobrecidos. A todas las personas de África, América y Asia que han aceptado y perdonado todo lo que les hemos hecho llegar para su desarrollo integral y cuyos frutos son patentes y prolongados en el tiempo – “Que los pobres perdonen el pan que les das” (San Vicente de Paúl). Por todo, ¡Gracias, Señor!”.