OMPRESS-ROMA (20-09-21) Las salesianas de Don Bosco, como también son conocidas, han comenzado un capítulo general, que reflexionará sobre el carisma y la herencia recibida ante el próximo aniversario de su fundación que se celebra en agosto del 2022. Un instituto que, al igual que los salesianos, tuvo desde el primer momento un gran impulso misionero que las ha llevado a estar presentes en 97 países de los cinco continentes.

El pasado viernes 17 de septiembre tenía lugar la apertura oficial del Capítulo, el número 24 en la historia de las Hijas de María Auxiliadora, tras haberse retrasado un año por la pandemia. El tema es “«Haced todo lo que Él os diga» (Jn 2,5). Comunidades generativas en el corazón de la contemporaneidad”, que, como ellas mismas explican, explicita el objetivo que el Instituto FMA se propone: despertar la frescura original de la fecundidad vocacional del Instituto. El Capítulo ha reunido a 172 salesianas en representación de las más de 11.500 Hijas de María Auxiliadora presentes en 97 países de los cinco continentes. En ellas se hace eco la voz de todas las FMA, Comunidades Educativas, laicos y jóvenes de la Familia Salesiana que han participado en el proceso de preparación con momentos de oración y de estudio.

El Capítulo se está viviendo en el contexto de la celebración del 150º aniversario de la fundación del Instituto que tendrá lugar el próximo 5 de agosto de 2022. Una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Domenica Mazzarello. Fundadas en 1872, ya en 1887, compartiendo el ardor misionero de los salesianos, partían las primeras misioneras para fundar la primera comunidad en Uruguay, a la cual seguiría, un año después, Argentina. En 1891, las Hijas de María Auxiliadora ya estaban presentes en Asia y, desde 1893 en África. Las comunidades están presentes en una pluralidad de ambientes educativos con una especial atención a las niñas, chicas y mujeres. En todas partes se busca mantener vivo el impulso misionero de los orígenes, “elemento esencial de la identidad del Instituto”, como se recoge en sus constituciones.