OMPRESS-MADRID (28-06-21) El pasado sábado 26 de junio se celebraba la jornada “Los retos de la misión”, de la Cátedra de Misionología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, con un testimonio, dos ponencias y una mesa redonda.

La jornada tenía la intencionalidad de suplir, en cierta manera, el tradicional curso de verano de la Cátedra que el año pasado no pudo tener lugar. Este año solo se ha podido hacer en esta modalidad que en un día combinaba la asistencia presencial física y la online vía el canal de YouTube de la UESD. Estuvieron presentes en el Aula Pablo Domínguez 9 personas y a través del canal se alcanzaron hasta 35 conexiones, llegando a unos 300 usuarios únicos. La Jornada fue inaugurada por el Decano de la Facultad de Teología, Gabriel Richi Alberti, que agradeció a la Cátedra su organización. A continuación Juan Carlos Carvajal Blanco, coordinador de la Cátedra, presentó al primer ponente y encuadró la ponencia en el tiempo post-humanista en que nos encontramos; destacó que la evangelización se dirige al hombre por lo que los cambios antropológicos son un reto para la misión de la Iglesia.

Eloy Bueno de la Fuente, de la Facultad de Teología de Burgos, comenzó su conferencia “La misión ante el reto antropológico” afirmando que hoy en día existe una sensación de vértigo ante los cambios que se están produciendo. La cuestión antropológica la tiene siempre presente la Iglesia pero se modula por las circunstancias históricas; en este cambio de época –como define el papa Francisco nuestro tiempo- es de importancia primordial plantearla con profundidad de miras. Se trata de entrar en un mundo nuevo, como lo fue el paso del mundo judío al griego o el descubrimiento del nuevo mundo. La preocupación de la Iglesia es siempre llevar la salvación que Dios ofrece en Jesucristo a los hombres, los pueblos y las culturas, ésa es la esencia de la obra misionera. Puso de manifiesto que el decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia del Concilio Vaticano II ya evidenció la importancia para la misión del testimonio de vida cristiana (AG 11-12). Hoy en día hay que apuntar a lo fundamental del cristianismo para ofrecer el testimonio de aquello que solo el cristiano puede dar: el amor de Dios en Cristo.

A continuación tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron Francisco Javier García Escorza, Misionero Verbum Dei, Eva María Maldonado Blanes, Hija de Cristo Rey, y Juan Franco Hiraldo que junto con su mujer, Paula Arizcun Zúñiga, serán enviados en misión a Sierra Leona en septiembre. El tema era “Vocación misionera y discernimiento”; de sus testimonios se pudo deducir que ante los desafíos que el mundo de hoy lanza a la Iglesia la vocación misionera sigue siendo motivo de esperanza a la vez que exige discernimiento de su autenticidad en la llamada y la realización.

La tarde comenzó con el testimonio de Mons. Gerardo Zerdin, OFM, Vicario Apostólico de San Ramón (Perú). En su intervención online contó cómo surgió en él la llamada a la misión que se materializó en el envío desde su Croacia natal a Perú. Allí su empeño misionero estuvo siempre ligado a hacer llegar el evangelio a los indígenas, convencido de que “los pueblos son realmente evangelizados cuando Dios les habla en sus lenguas”. Por eso, cuando fue nombrado Vicario Apostólico, puso en marcha en 2007 el Centro Intercultural Bilingüe Nopoki para la formación de animadores cristianos de las comunidades indígenas en las diferentes lenguas locales; de ella han salido ya 10 promociones, más de 200 profesores bilingües. Precisamente su intervención en la Asamblea Especial de Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía se centró en la figura del animador cristiano de las comunidades indígenas; para él, éstos son indispensables para que los indígenas sean protagonistas de la evangelización y no solo destinatarios, por la importancia de los elementos culturales en la evangelización. En su intervención en la asamblea sinodal expuso las características que han de tener y que habían sido elaboradas por las propias comunidades indígenas, como un trabajo sinodal.

La Jornada se cerró con la intervención de nuevo del Decano de la Facultad de Teología, Gabriel Richi Alberti, esta vez con una conferencia titulada “Misión y sinodalidad”. En su intervención insistió en que la sinodalidad no es una cuestión de organización eclesiástica, sino que constituye el modo de realización de la misión; que es un tema misionero y no organizativo, ya que el horizonte y el contenido de la sinodalidad es la misión. En la primera parte de su conferencia desarrolló el misterio de la Iglesia como comunión misionera para poner los fundamentos eclesiológicos de la segunda parte centrada en el desarrollo de la misión como sinodalidad. En ella ofreció los criterios teológicos: el protagonismo del Espíritu Santo y el coagonismo de todos los fieles; la escucha como actitud fundamental, para escuchar al “Espíritu de la verdad” y la cuestión de la representación en la Iglesia, entendiendo la representación desde la categoría del testimonio y la vida de la Iglesia como circularidad de estados de vida y comunión de testigos.