OMPRESS-CÓRDOBA (26-05-21) Desde el pasado domingo, víspera de María Auxiliadora, patrona de la familia salesiana, una calle de Pozoblanco lleva el nombre del misionero salesiano César Fernández, asesinado en Burkina Faso, el 15 de febrero de 2019. El pleno municipal del Ayuntamiento de Pozoblanco había aprobado ya en enero de 2020 que una calle de este municipio cordobés llevase el nombre del misionero. El alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, inició los trámites administrativos a través de un decreto de alcaldía hace varios meses para que este reconocimiento fuera una realidad.

Así en la tarde de este pasado domingo, 23 de mayo, víspera de la fiesta de María Auxiliadora, se hacía realidad este homenaje en la localidad en un acto que contó con la intervención de Manuel del Rosal, director de la presencia salesiana, Miguel Canino, coordinador de Escuelas y representante del Consejo de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, además de familiares de César Fernández. En el acto se destacó la labor de este sacerdote misionero, con una vida dedicada siempre a los más desfavorecidos sin esperar nada a cambio.

El salesiano Antonio César Fernández había nacido en Pozoblanco el 7 de julio de 1946 y había sido misionero en varios países de África desde 1982, y fue uno de los fundadores de la presencia salesiana en Togo, su primer destino en el continente. A lo largo de su trayectoria trabajó como maestro de novicios (1988-1998) y fue, entre otras funciones, delegado de la Inspectoría Salesiana Francófona. En la última etapa de su vida ejercía su ministerio en Burkina Faso, aunque seguía visitando Pozoblanco, donde reside su familia, con regularidad. Murió con 72 años y cuando había cumplido los 55 de salesiano y los 46 de sacerdote.

El religioso salesiano fue tiroteado por terroristas yihadistas a 40 kilómetros de la frontera sur de Burkina, cuando regresaba de un viaje por carretera. Dicho ataque se enmarca dentro de la ola de violencia que padece Burkina Faso desde el año 2015. Los restos del misionero descansan en el panteón de los salesianos del Cementerio de Pozoblanco, localidad en la que, tras la repatriación de su cadáver, César Fernández fue despedido con un multitudinario funeral, el 26 de febrero de 2019.