OMPRESS-HONDURAS (18-10-21) Álvaro Ramos es un sacerdote misionero de la archidiócesis de Madrid, integrante de ACOES Honduras. En su juventud viajó como voluntario a Honduras después de dejar atrás su acomodada posición de trabajador en empresas como Bank of América o el bufete de abogados Freshfield. Así cuenta Álvaro Ramos su cambio gracias a la misión:

“Estos sitios son importantes, pero creo que la misión es aún más importante. Por mi formación he aprendido a dar valor a las cosas. Cuando uno va a la misión para atender a los más necesitados, vale mucho más que cualquier empresa. Sin restar valor a las empresas, la misión está salvando vidas. Llega un momento en tu vida que tienes que decidir qué hacer con tus talentos, y aunque estudié y trabajé en sitios muy buenos, los he dedicado a la misión”.

Desde entonces, Álvaro Ramos ha estado trabajando para ayudar a los jóvenes de Honduras a formarse para conseguir una vida mejor. Los niños pobres son los que mejor educación deberían de recibir. El problema del mundo es que eso no funciona así. Por eso las mayores diferencias no se producen en el tema económico, sino en el tema educativo.

Por otra parte, en relación a su experiencia como misionero, esta es la visión de Álvaro Ramos de los jóvenes que protagonizan el vídeo de la importante campaña del Domund 2021: “Al igual que veo a jóvenes que van creciendo gracias al acompañamiento, yo también veo en mi vida cómo voy avanzando. Es lo que comentan los jóvenes del vídeo. Jóvenes que pensaban que iban a dar, pero que luego reciben una nueva mentalidad. Por lo tanto, me veo reflejado en ellos”.

Y añadía: “La misión es inversión, porque hay veces que se entiende como beneficencia. Como una manera de apagar un fuego interno. Campañas como el Domund son una inversión en dignidad, en desarrollo y el futuro del mundo, sin duda”.