OMPRESS-KAZAJISTÁN (22-04-21) El Seminario Interdiocesano “Maria Mater Ecclesiae”, que depende de la Conferencia Episcopal de Kazajistán, es el único Seminario católico de Asia Central. Sus seminaristas son el futuro de la Iglesia en esta zona del mundo. El seminario está situado en la diócesis de Karaganda. Mons. Adelio Dell´Oro, obispo de Karaganda, y el padre Pawel Martyniuk, rector del Seminario, han escrito al director nacional de las Obras Misionales Pontificias en España, José María Calderón, para agradecer la ayuda enviada por la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol desde nuestro país. Como explica el rector en esa carta resulta muy difícil y costoso llevar a sus seminaristas a seminarios europeos y “además, los católicos de Armenia nos mandan a algunos de sus seminaristas para formarse. No podemos enviar a nuestros seminaristas a un seminario en Rusia (el más próximo), porque las disposiciones estatales rusas lo impiden. Por eso, vemos la necesidad de mantener nuestro seminario aunque sea con un pequeño número de seminaristas”.

Entre ellos hay un seminarista de la diócesis de Almaty, cuyo obispo es el misionero español José Luis Mumbiela. Con motivo de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas del próximo 25 de abril, que celebraremos con el lema “¿Para quién soy yo?”, el obispo explica la importancia que este Seminario tiene en la región central de Asia y la necesidad de seguir apoyando a sus seminaristas.

“Kazajistán es como la cabeza del Asia Central pero esta cabeza tiene un corazón, que es el Seminario Interdiocesano en la ciudad de Karaganda. Este Seminario, que funciona gracias a Dios desde 1998, era entonces diocesano, pero con el tiempo ha sido ya creado como interdiocesano para todo el país de Kazajistán, incluso para los otros países de Asia Central, ya que vienen también seminaristas de Georgia y Armenia. Y a lo largo de estos años, damos gracias a Dios, porque ya hay 15 sacerdotes ordenados, y 7 diáconos que actualmente están esperando ya la gran fiesta de la ordenación sacerdotal.

Este año, por desgracia, la pandemia llega a todos los rincones y también a este Seminario de Asia Central, y hay poquitos seminaristas, pero sabemos que ya hay lista de espera para el año que viene. Cristo sigue llamando también en Asia Central, incluso en el Cáucaso, a los que vienen aquí desde Georgia, o Armenia, para entregarse a Dios. Estos jóvenes que no sueñan con emigrar a otros países para ganar una vida mejor, sino jóvenes que sueñan con servir a Dios en esta tierra que les ha dado la vida.

Hay dificultades por muchos motivos, pero cuando contamos con la gracia de Dios, todos son facilidades y las dificultades son estímulos para servir, y servir, y servir más a la gente. A veces, cuantas más dificultades hay exteriormente, es un indicio de que la gente necesita más a los sacerdotes, porque las dificultades no son sólo para nosotros, son para todos, y los sacerdotes son necesarios, como bien sabemos en tiempos en los que vivimos.

Damos gracias a Dios, y yo como representante de la Conferencia Episcopal de Kazajistán, a Dios y a vosotros por esta generosidad que tantos españoles tienen para que esté Seminario siga trayendo frutos de esperanza para estas tierras. Vamos a continuar pidiendo al Señor que fecunde estas tierras con vocaciones de sacerdotes santos, de esos que transforman la tierra transformando su propio corazón, y de este modo pueden ayudar a las demás personas a encontrar esas luces de esperanza y de alegría que tanto hacen falta en estos tiempos.

Muchas gracias a vosotros y que sepáis que los seminaristas, profesores y obispos rezamos todos los días por aquellos que colaboráis con nuestro Seminario. Que el Señor os bendiga y que continuemos con esa fe y esperanza creando más caminos de fraternidad y de caridad a través sobre todo de la ayuda al Seminario”.

Para ver el vídeo de Mons. Mumbiela aquí.