OMPRESS-ROMA (1-02-22) Hoy se celebra a esta santa, religiosa, esclava, y nacida en el hoy todavía sangrante Darfur sudanés, y también el Día Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, promovido por la Unión de Superioras y Superiores Generales Religiosos, los que forman la red Talitha Kum. Esta red internacional de la vida consagrada contra la trata de personas, presente en 89 países, lucha por acabar con esta lacra atacando las raíces y los efectos, y ayudando a las numerosísimas víctimas. Sólo el año 2020 los miembros de esta red ayudaron directamente a 186.000 personas.

Esta es la Octava Jornada que se celebra y han adoptado como tema “La fuerza del cuidado: mujeres, economía y la trata de personas”. Un tema que propone centrarse en las mujeres, explican desde Talitha Kum, porque son ellas las más afectadas por la violencia de la trata de personas. Al mismo tiempo, las mujeres tienen un papel fundamental e importante en el proceso de transformación de la economía de la explotación en una economía del cuidado.

El Papa Francisco recordaba esta jornada en el Ángelus de este domingo: “Y el próximo martes, memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita, se celebrará la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas. Esta es una herida profunda, infligida por la vergonzosa búsqueda de intereses económicos sin ningún respeto por la persona humana. Muchas niñas -las vemos en las calles- que no son libres, son esclavas de los traficantes, que las mandan a trabajar y, si no traen el dinero, las golpean. Esto está ocurriendo en nuestras ciudades hoy en día. Pensemos realmente en ello. Ante estas lacras de la humanidad, expreso mi dolor e insto a todos los responsables a que actúen con decisión para evitar tanto la explotación como las prácticas humillantes que afligen sobre todo a las mujeres y a las niñas”.

Santa Josefina Bakhita (1869-1947) inspira también el tema elegido para este día de oración. Religiosa canosiana, esclava y patrona de Sudán, fue secuestrada a los 9 años por traficantes de esclavos y vendida. Sufrió malos tratos y cicatrices sobre su piel – las había contado, 144 – que le acompañaron toda su vida. Liberada y llegada a Italia, quiso ser religiosa. La “hermana morena”, como la conocían, vivió cincuenta años siendo un ejemplo para todos de amor a los demás, alegría y sencillez.

El Papa Francisco presentó una oración para rezar a la santa por tantos que sufren esta lacra:

Santa Josefina Bakhita, de niña fuiste vendida como esclava y tuviste que enfrentar dificultades y sufrimientos indecibles. Una vez liberada de tu esclavitud física, encontraste la verdadera redención en el encuentro con Cristo y su Iglesia. Santa Josefina Bakhita, ayuda a todos aquellos que están atrapados en la esclavitud. En su nombre, intercede ante el Dios de la Misericordia, de modo que las cadenas de su cautiverio puedan romperse. Que Dios mismo pueda liberar a todos los que han sido amenazados, heridos o maltratados por la trata y el tráfico de seres humanos. Lleva consuelo a aquellos que sobreviven a esta esclavitud y enséñales a ver a Jesús como modelo de fe y esperanza, para que puedan sanar sus propias heridas. Te suplicamos que reces e intercedas por todos nosotros: para que no caigamos en la indiferencia, para que abramos los ojos y podamos mirarlas miserias y las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de su dignidad y de su libertad y escuchar su grito de ayuda. Amén.