OMPRESS-ROMA (8-04-21) El 20 de mayo comenzará el año ignaciano, el Ignatius 500, la conmemoración del momento en que San Ignacio tomó la decisión de seguir a Cristo, un hecho que ha inspirado a tantos, un “Ver nuevas todas las cosas en Cristo”, como reza el lema de este aniversario. Con este motivo el padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, ha dirigido unas palabras de ánimo a la Provincia de España de la Orden, recogidas en un vídeo, invitando a ver también “nuevas todas las cosas en Cristo”, para alcanzar la propia conversión que oriente la vida a Dios y al prójimo.

Ignatius 500 quiere conmemorar el quinto centenario de una experiencia que transformó a Ignacio de Loyola para siempre, y dio lugar a una espiritualidad que ha facilitado el encuentro con Dios de multitud de personas de generación en generación. Comienza el 20 de mayo de 2021, aniversario de la herida sufrida por Íñigo de Loyola en Pamplona, y finalizará el 31 de julio de 2022, festividad de San Ignacio.

El lunes de Pentecostés, 20 de mayo de 1521, una bala le destroza la pierna derecha, hiriéndole también la izquierda. Trasladado a la casa-torre familiar, es intervenido quirúrgicamente varias veces; a punto está de morir, pero consiguen salvarle la vida. Su larga convalecencia la dedica a la lectura de libros que encuentra en la biblioteca de la casa: una historia de Cristo y un volumen de vidas de santos. Pasa días enteros dedicado a la lectura y va creciendo en él una idea: «Si esos hombres estaban hechos del mismo barro que yo, bien yo puedo hacer lo que ellos hicieron». Una noche, se le aparece la Madre de Dios, rodeada de luz y llevando en los brazos a Su Hijo. Desde entonces ya solo piensa en transformar su vida… y empieza una nueva vida que le llevará al pueblecito de Manresa, a Montserrat, a Jerusalén… a la santidad.