OMPRESS-VENEZUELA (31-01-22) El periódico venezolano El Diario organizó a finales del año pasado un concurso para premiar a personas e instituciones en diversas áreas que estuvieran haciendo contribuciones significativas al país. En educación, la opinión del público ha quedado clara: Fe y Alegría.

Así lo cuenta Luisa Pernalete, de Fe y Alegría Venezuela. Cuenta con su nombró un jurado de expertos en cada área y se pidió al público en general, por las redes sociales, que expresaran su opinión votando por quienes consideraban que estaban “haciendo país”.

“Hace pocos días se dio a conocer el resultado del concurso”, cuenta Luisa, “y con sano orgullo supimos que Fe y Alegría había sido seleccionada por el público como la ganadora en el área de educación. Decimos sano orgullo, porque un reconocimiento nos compromete más; el país cree en nosotros y además, porque como bien suele decir el padre Jaime Aristorena, Director Nacional de Fe y Alegría Venezuela, nuestro movimiento es lo que es gracias a su gente trabajadora, que persevera a pesar de las dificultades. Cada día recogemos historias de gente heroica trabajando en medio de la emergencia humanitaria compleja que nos afecta desde hace más de 5 años, y en medio de la pandemia. Y como dice nuestro lema del 2022, somos ‘Esperanza en acción’”.

Fe y Alegría nació en Venezuela hace 55 años, por inspiración del padre jesuita José Mª Vélaz, y ha extendido sus servicios de educación y promoción social a Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Colombia, Chad, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, con una propuesta de Educación de Calidad para los sectores excluidos y empobrecidos de la sociedad.

Fe y Alegría Venezuela lleva adelante cuatro programas. El primero, el programa Escuela, con 174 centros, repartidos en todo el territorio, desde la frontera con Colombia hasta la frontera con Brasil, más de 100 mil alumnos. Después está la Educación Superior, con 5 institutos universitarios. El tercero es el IRFA, Instituto Radiofónico con 23 emisoras de radio y sus centros de orientación para la educación de adultos a distancia, en estos momentos atendiendo a 4.819 participantes. El cuarto está destinado a la población no escolarizada con cursos cortos de 3 meses, en 60 centros, con 3.282 estudiantes a distancia y 941 presenciales. Hay que mencionar también al Centro de Formación e Investigación Padre Joaquín, que ofrece espacios formativos no sólo a docentes de Fe y Alegría, además de las publicaciones.

“Realmente Fe y Alegría Venezuela se ha vuelto referencia en medio de tanto drama”, explica Luisa, “los casi 6 millones de hermanos que se han ido a otros países, lo han hecho de manera forzada, y nosotros, perseverando, innovando, y ‘haciendo país’. Yazmelis Labrador, del equipo de El Diario, comentó a Fe y Alegría que estaban muy contentos por la receptividad de la gente al ver que se reconoce al que aporta al país. Agradecemos a El Diario esa iniciativa de premiar a los que trabajan por Venezuela”.