OMPRESS-ROMA (23-06-21) En la catequesis del miércoles de hoy, el Papa Francisco cuál era el método evangelizador de San Pablo, el mismo que el de los misioneros de hoy, crear pequeñas comunidades, que “crecen y crecen y salen adelante” y son “la levadura de nuestra cultura cristiana”.

El Papa comienza con la catequesis de la audiencia de hoy, así lo explicaba él mismo, un nuevo ciclo de catequesis basado en algunos temas que el apóstol Pablo propone en su Carta a los Gálatas. Carta en la que “Pablo relata varias referencias biográficas, que nos permiten conocer su conversión y su decisión de poner su vida al servicio de Jesucristo”. Precisamente uno de los temas recogidos en la carta es la gran labor evangelizadora llevada a cabo por el Apóstol, que había visitado las comunidades de Galacia al menos dos veces durante sus viajes misioneros. San Pablo cuenta las dificultades y persecuciones que sufrió. Una misión inspirada por el Espíritu Santo.

“Hay una familia entre ustedes que me saludó: dicen que tienen que aprender letón, y no sé qué otro idioma, porque irán como misioneros a esas tierras”, ha añadido el Papa, porque “el Espíritu también impulsa hoy a muchos misioneros que dejan su patria y se van a otra tierra a hacer la misión. Lo que constatamos, sin embargo, es que en su incansable labor evangelizadora el Apóstol pudo fundar varias pequeñas comunidades, esparcidas por la región de Galacia. Cuando Pablo llegaba una ciudad, a una región, no hacía inmediatamente una gran catedral, no. Hacía pequeñas comunidades que son la levadura de nuestra cultura cristiana de hoy. Comenzaba haciendo pequeñas comunidades. Y estas pequeñas comunidades crecían, crecían y salían adelante. También hoy este método pastoral se hace en las regiones misioneras. He recibido una carta la semana pasada de un misionero de Papúa Nueva Guinea. Me dice que está predicando el Evangelio en la selva a personas que ni siquiera saben quién fue Jesucristo. ¡Es hermoso! Se empiezan a formar pequeñas comunidades. También hoy este método es el método evangelizador de la primera evangelización”.

El Papa Francisco también recordaba “la preocupación pastoral de Pablo, que es todo fuego”, que se manifiesta en el cuidado de las iglesias porque “el pastor es como el padre o la madre que inmediatamente se dan cuenta de los peligros de los niños”. En la comunidad de los Gálatas aparecieron personas que difamaban a Pablo y obligaban a escoger a los Gálatas, entre ellos y el Apóstol. Cuál es el criterio para elegir: “Frente a la predicación del Evangelio que nos hace libres, nos alegra, estos son rígidos”. Un criterio que sirve también para hoy: “Seguir la enseñanza del apóstol Pablo en la Carta a los Gálatas nos hará bien para entender qué camino seguir. El indicado por el Apóstol es el camino liberador y siempre nuevo de Jesús Crucificado y Resucitado; es el camino del anuncio, que se realiza a través de la humildad y la fraternidad”. Un camino que avanza “en la certeza de que el Espíritu Santo obra en cada época de la Iglesia. En definitiva, la fe en el Espíritu Santo presente en la Iglesia nos lleva hacia adelante y nos salvará”.