OMPRESS-UCRANIA (21-03-22) La imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima llegó a Ucrania en la mañana del jueves 17 de marzo. El icono mariano salió del Santuario de Fátima el pasado lunes 14, a petición de Mons. Ihor Vozniak, arzobispo greco-católico de Lviv. La imagen fue recibida por cientos de personas en la Iglesia de la Natividad de la Santísima Virgen, en Lviv, desde donde inició su recorrido por la ciudad ucraniana. Según el Santuario de Fátima, el icono mariano permanecerá en Lviv hasta el 15 de abril. En un comunicado, la archidiócesis ucraniana señalaba que los católicos “pedirán a Dios y a la Virgen María la paz en Ucrania y en el mundo”. Es la primera vez que la Virgen Peregrina de Fátima llega a Ucrania.

El Papa Francisco volvió a hacer un llamamiento en el Ángelus de ayer a poner fin a esta “masacre insensata en la que todos los días se repiten estragos y atrocidades”. El día anterior, el sábado, visitó a los niños ucranianos acogidos en un hospital de Roma. “Pienso en los millones de refugiados ucranianos que deben huir dejando atrás todo”, decía, “y siento un gran dolor por cuantos no tienen ni siquiera la posibilidad de escapar. Muchos abuelos, enfermos y pobres, separados de sus familiares, tantos niños y personas frágiles deben quedarse y morir bajo las bombas sin poder recibir ayuda y sin encontrar seguridad ni siquiera en los refugios antiaéreos. ¡Todo esto es inhumano! Aún más, ¡es también sacrílego, porque va contra la sacralidad de la vida humana, sobre todo contra la vida humana indefensa, que ha de ser respetada y protegida, no eliminada, y que está por encima de cualquier estrategia! No lo olvidemos: ¡es una crueldad inhumana y sacrílega! Oremos en silencio por todos los que sufren”.

El Papa invitó “a todas las comunidades y a todos los fieles a que se unan a mí el viernes 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación, en un solemne Acto de consagración de la humanidad, especialmente de Rusia y Ucrania, al Corazón Inmaculado de María, para que ella, la Reina de la Paz, obtenga la paz para el mundo”.