OMPRESS-MOZAMBIQUE (22-02-22) Juan Velasco Burgos, sacerdote de Burgos, acaba de partir como misionero a la diócesis mozambiqueña de Tete. Miembro del Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), continúa la larga tradición de misión ad gentes de este instituto.

El día 10 de febrero partía por primera vez a la misión de Mozambique Juan Velasco Gil de la archidiócesis de Burgos y el miembro más joven del IEME, con 39 años. Durante todo el año pasado siguió el curso de la Escuela de Formación, de septiembre a diciembre de 2020, que por causa de la pandemia tuvo que desarrollarse online. Compaginó esta preparación a la misión con algunos cursos en la Universidad Pontificia de Comillas. Durante todo el verano pasado ha vivido en Lisboa con la comunidad de los Misioneros de la Boa Nova, para aprender el portugués. Cuando aterrice en Mozambique tendrá una entrada suave al país con el estudio de la cultura, así como con la introducción a una de las lenguas vernáculas de la diócesis de Tete. Desde el IEME le han augurado un feliz y fecundo ministerio.

El Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), desde su nacimiento, siempre ha sido un cauce privilegiado para que los sacerdotes diocesanos españoles pudieran dar cauce a su vocación misionera. El IEME es una sociedad de vida apostólica de sacerdotes diocesanos. Se asocian entre sí con el objetivo de dedicar su vida a la actividad misionera de la Iglesia. Fue en 1920, cuando se inauguró el Seminario Nacional de Misiones en la ciudad de Burgos. Era fruto del gran impulso misionero que sacudió a la Iglesia en aquella época. En 1947 el Seminario pasaba a llamarse Instituto Español de Misiones Extranjeras. Hoy los misioneros del IEME están presentes en África (Zimbabue, Mozambique, Zambia y Togo), en Asia (Japón y Tailandia) y en América (Guatemala, Perú, Brasil, República Dominicana, Nicaragua y Cuba).