OMPRESS-ROMA (12-11-21) El Papa Francisco visita hoy la localidad italiana de Asís, para un encuentro con personas desfavorecidas, una visita que marca el inicio de las celebraciones de la V Jornada Mundial de los Pobres que se celebra este próximo domingo 14 de noviembre, con el lema “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”. Será un encuentro de “oración y testimonio”, el que tenga lugar en la tierra d San Francisco de Asís, con una bienvenida que formará un “abrazo” en el atrio de la Basílica de Santa María de los Ángeles. Se entregará al Papa el manto y el bastón, para indicar “que todos han venido como peregrinos a los lugares de San Francisco, para escuchar su palabra”. Seis personas pobres presentarán su testimonio ante el Papa, habrá una comida y un momento de oración en la Basílica.

El domingo, a las 10:00h, el Papa presidirá la misa en la Basílica de San Pedro, con la participación de 2.000 personas acompañadas de diversas asociaciones de la zona de Roma. El Papa Francisco ha querido este año dedicar una atención especial a las casas de acogida para madres y sus hijos, en la diócesis de Roma. Para ellas se han recogido los alimentos ofrecidos por una cadena de supermercados, productos de higiene y para bebés. Otra iniciativa es la distribución de 5.000 “kits” de productos básicos sanitarios y de cuidado personal para las familias más necesitadas en 60 parroquias de Roma.

En su mensaje para esta jornada, el Santo Padre recordaba que el rostro de Dios que Jesús nos revela “es el de un Padre para los pobres y cercano a los pobres. Toda la obra de Jesús afirma que la pobreza no es fruto de la fatalidad, sino un signo concreto de su presencia entre nosotros. No lo encontramos cuando y donde quisiéramos, sino que lo reconocemos en la vida de los pobres, en su sufrimiento e indigencia, en las condiciones a veces inhumanas en las que se ven obligados a vivir”. Y es que, añade el Papa, “los pobres de cualquier condición y de cualquier latitud nos evangelizan, porque nos permiten redescubrir de manera siempre nueva los rasgos más genuinos del rostro del Padre”.

Y concluía con una petición: “Deseo que la Jornada Mundial de los Pobres, que llega a su quinta edición, arraigue cada vez más en nuestras Iglesias locales y se abra a un movimiento de evangelización que en primera instancia salga al encuentro de los pobres, allí donde estén. No podemos esperar a que llamen a nuestra puerta, es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos en sus casas, en los hospitales y en las residencias asistenciales, en las calles y en los rincones oscuros donde a veces se esconden, en los centros de refugio y acogida…”.