OMPRESS-ROMA (8-04-21) “Recemos por aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis”, es la intención de oración presentada por el Papa Francisco para este mes de abril. Ha querido poner énfasis no solo en “oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales”, sino también en el apoyo a tantas personas que diariamente arriesgan sus vidas por defender los derechos humanos fundamentales en entornos conflictivos de todo tipo.

Las imágenes del vídeo del Papa muestran esa labor por los derechos, a través de manos de innumerables hombres y mujeres que trabajan la tierra, que abren puertas, que curan… Y también el abuso de esos mismos derechos, reflejado en las manos de niños y niñas explotados, o en las manos sufrientes de personas encarceladas sin juicio.

“Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación”, dice el Papa en el vídeo. “Me refiero a oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales. Piensen que muchas veces los derechos humanos fundamentales no son iguales para todos. Hay gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte. No. Tienen que ser iguales para todos. Y en algunos lugares defender la dignidad de las personas puede significar ir a prisión, incluso sin juicio. O puede significar la calumnia. Cada ser humano tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país. Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis, para que vean que su sacrificio y su trabajo dé fruto abundante”, concluye.