OMPRESS-ROMA (6-04-22) “Recemos para que el compromiso del personal sanitario de atender a los enfermos y a los ancianos, especialmente en los países más pobres, sea apoyado por los gobiernos y las comunidades locales”, es la intención de oración que propone el Papa Francisco para este mes de abril. Han sido innumerables las ocasiones en las que ha agradecido al personal sanitario la labor realizada en los tiempos difíciles que la humanidad ha atravesado con el desafío del covid-19.

En el vídeo del Papa, grabado para ilustrar la intención propuesta, recuerda que “la pandemia nos ha mostrado la entrega, la generosidad del personal sanitario, voluntarios, trabajadores y trabajadoras de la salud, sacerdotes, religiosos, religiosas. Pero esta pandemia también ha puesto en evidencia que no todos tienen acceso a un buen sistema sanitario público. Los países más pobres, los países más vulnerables, no pueden acceder a los tratamientos, necesarios para atender tantas y tantas enfermedades que siguen sufriendo.

Muchas veces, esto se debe a una mala administración de los recursos y a la falta de un compromiso político serio. Por eso quiero pedir a los gobiernos de todos los países del mundo que no olviden que un buen servicio sanitario, accesible a todos, es una prioridad. Pero también quiero recordar que el servicio sanitario no es solo una organización, si no están los hombres y mujeres que dedican su vida a cuidar de la salud del otro. Y que han dado, durante esta pandemia, la vida por ayudar a recuperarse a tantos enfermos.

Recemos para que el compromiso del personal sanitario de atender a los enfermos y a los ancianos, especialmente en los países más pobres, sea apoyado por los gobiernos y las comunidades locales”.