OMPRESS-BADAJOZ (30-03-22) El pasado sábado tenía lugar en el santuario de Nuestra Señora de los Dolores de Chandavila, en la localidad pacense de La Codosera, el Festival de la Canción Misionera, que este año llega a su 34 edición.

En el festival han participado nada menos que 13 grupos provenientes de toda la archidiócesis, que han podido sumarse a las celebraciones con motivo del Año Santo Jubilar que se vive en este santuario mariano. Se cumplen 75 años de las apariciones de la Virgen en este paraje extremeño, muy cercano a Portugal. Domingo Sánchez, párroco de La Codosera, definía este encuentro como “un regalo de Dios” para este pueblo y para este santuario e invitaba a que la gente se acerque a este lugar en el que sentirá cuidada y acompañada.

En total, medio millar de personas se dieron cita en este santuario para participar en el festival y “para escuchar la Palabra de Dios, encontrarse y pedir por la paz tan necesaria en estos momentos”, como indicaba Federico Gragera, delegado episcopal para Cooperación Misionera, que añadía que “este es uno de los eventos grandes del calendario de esta Delegación”.

La jornada comenzó a las 10:00h con un desayuno organizado por la comunidad parroquial de La Codosera y la Cofradía de Chandavila. A continuación, los niños y jóvenes participaron en juegos y en una catequesis-dinámica por la Vía Sacra. Simultáneamente, el sacerdote diocesano, natural de La Codosera, Francisco Barroso, autor del libro “Chandavila: aquello… sucedió”, ofreció una conferencia sobre las apariciones marianas en este lugar.

A las 13:00h, en la explanada del santuario, se celebró la Eucaristía, presidida por Federico Gragera, delegado episcopal para la Cooperación Misionera, quien leyó una carta del arzobispo de Mérida-Badajoz, D. Celso Morga, en la que el pastor diocesano invitaba a los asistentes a ser “luz de las gentes” con nuestra vida cristiana coherente. Por su parte, Federico Gragera, pidió en su homilía, tener “corazones encendidos”, para ser misioneros y luz en este mundo.

Tras la comida, dio comienzo el festival propiamente dicho en el que participaron 13 grupos pertenecientes a distintos puntos de la diócesis: Alburquerque, Badajoz, Calamonte, La Codosera, Higuera de Vargas, Puebla de la Calzada, Villafranca de los Barros y Villar del Rey.

Además, este año ha participado un grupo de la parroquia de Cumbre Mayores, en Huelva, con el P. Jesús Rafael al frente, natural de Guinea Ecuatorial, quien conoce este Festival de su etapa de seminarista en Santander; el P. Tino, paisano suyo que vive en Mérida, le puso en contacto con la Delegación. El P. Jesús animó a padres, niños y catequistas para asistir a la edición de este año y compuso la canción “Misioneros de la luz”.

Los grupos presentaron al numeroso público que asistió al festival una canción con letra y música originales que tenía como tema central el lema del festival de este año: “Ser luz para el mundo”. Al finalizar el festival, Federico Gragera dio a conocer el nombre de la localidad que acogerá el Festival del próximo año: Puebla de la Calzada. El párroco de esta localidad, Fermín Luengo, animó a los allí presentes a participar en el 2023 en este encuentro que tiene como centro a las misiones.