OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (16-12-21) El misionero Francisco Ostos Palma felicita la Navidad desde Mahagi, en la frontera con Uganda. De los Misioneros de África, los conocidos Padres Blancos, cuenta las últimas novedades de su misión.

“El tiempo parece que va cada vez más acelerado y nosotros seguimos ese ritmo que con frecuencia nos impide tomarnos un respiro y poner las cosas en su sitio. Yo ya he comenzado mi año 49 de vida misionera, casi toda ella en este Zaire-R.D. Congo, exceptuando los cuatro años que pasé en la animación misionera y los otros cuatro en México.

Y seguimos viviendo de Navidad a Navidad con la alegría de celebrar al Niño Dios y la esperanza de ver lucir la Paz en nuestro mundo. Una Paz que anhelamos pero que en general hacemos muy poco para obtenerla. Abusando de nuestras relaciones interesadas; destrozando el equilibrio de este mundo que se nos ha confiado como administradores y no destructores; creando odios y sufrimientos que no favorecen la Paz. A pesar de todo ello seguimos deseando Paz y Bien para todos y es lo que yo os deseo también con la esperanza de que se haga realidad en el Nuevo Año 2022.

Yo estoy en Mahagi en una comunidad de tres Padres Blancos y un seminarista. Cuatro nacionalidades: R.D. Congo, Uganda, Mozambique y España. En mayo el gobierno decreto el estado de sitio y tras siete meses las tropas gubernamentales no han conseguido casi nada. Los diferentes grupos rebeldes, algunos de tendencia islamistas radicales campean como dominadores.

La Universidad del Lago Alberto (UNILAC), ha conseguido grandes realizaciones en este año que finalizamos: tres kilómetros de carretera asfaltada que une está a la ciudad; un pozo de 75 metros con la torre para el depósito de agua de una capacidad de 30 metros cúbicos y las respectivas conexiones a los diferentes puntos de distribución; un laboratorio ofrecido por la Universidad Politécnica de Madrid para los estudiantes en ingeniería civil. La planta fotovoltaica funciona muy bien así que el sistema de internet. Los egresados en diferentes facultades van consiguiendo empleos y son apreciados por sus contratistas. El número de estudiantes va creciendo.

El Orfanato va viendo crecer a los peques. Ya una chica comienza los estudios en la facultad de medicina. Y los tenemos de todas las edades. Este año la superiora del orfanato, Sor Clarisa, tras tres años, ha sido sustituida por otra Sor Clarisa. La anterior va a hacer estudios de pediatría. Por lo menos en cuestión de nombre los peques no tendrán problemas de adaptación.