OMPRESS-CHILE (28-06-21) La diócesis chilena de Chillán ha manifestado su pésame por el fallecimiento de esta religiosa de la Congregación de las Carmelitas Teresas de San José que dedicó 36 años de su vida a la misión en Chile. Fallecida en Santiago, en la madrugada de este 25 de junio, había llegado a la diócesis de Chillán en 1985.

En un comunicado, la secretaria general de la congregación, la hermana Juana Dolores Mañón, expresaba que “es un regalo de Dios, en estos momentos, hacer memoria de lo que ha sido la vida de nuestra querida hermana Jovita, una vida solo para Dios. Una persona muy querida por todos por su sencillez, amabilidad, fervor, capacidad de relación y alegría. Siempre recordaremos sus gestos de cercanía, sus detalles, sus muestras de gratitud y su amor entrañable a nuestra Madre María y a la Congregación”.

En la diócesis de Chillán, el vicario general, el padre Patricio Fuentes, la recordó con cariño. “Al llegar a Chile desde España, Jovita trabajó en la casa de la comunidad en la población Luis Cruz Martínez. Al mismo tiempo trabajó en la Pastoral del Colegio Padre Alberto Hurtado. Pero también comenzó a servir en las jornadas vocacionales y nos acompañó en el proceso de discernimiento a la gran mayoría de sacerdotes que está hoy en la diócesis, por eso era muy querida y recordada por todos nosotros. Nos iba a ver al Seminario de Concepción y nos acompañaba con su alegría. Más tarde, también se desempeñó en el Hogar Teresa Toda que la Congregación tuvo en calle Ángel Parra de Chillán Viejo y que atendía a niños y niñas”, recordó.

El padre Fernando Varas también la conoció de cerca, de hecho, la estuvo acompañando durante este tiempo en que la hermana Jovita vivió su enfermedad. “La hermana Jovita tuvo una dilatada y recordada trayectoria en nuestra diócesis. No podemos olvidar que junto a la hermana Juanita, se comprometió con el padre obispo Alberto Jara en la conducción del equipo vocacional. Pero también trabajó en el Eje de la Parroquia San Bernardo, en donde acompañó a muchos jóvenes. Entregó lo mejor de sí a esta Iglesia diocesana y llegó a ocupar cargo de Superiora de Comunidad y Ecónoma. Ella era originaria de León, España. Me tocó acompañarla en su proceso de enfermedad, sufrió cáncer de colon y por esa razón fue llevada hasta la Clínica Alemana; allí llevando su tratamiento, se contagió con Covid y por las bajas defensas emprendió su pascua. Hablábamos a través de WhatsApp durante las últimas semanas”, indicó.