OMPRESS-TÚNEZ (13-10-21) La hermana Amalia Aragón Postigo, de las Misioneras de Nuestra Señora de África, las conocidas Hermanas Blancas, escribe desde Túnez para desear una “fructuosa campaña en este mes de octubre misionero”.

“Estoy bien, al igual que mi comunidad. Todas estamos bien recuperadas después de haber vivido la experiencia de la contaminación por el coronavirus. Gracias a Dios, la incidencia va disminuyendo y con ello vamos caminando hacia una nueva normalidad. Las actividades pastorales y escolares han comenzado. Yo he podido reincorporarme a mi apostolado de voluntariado en un centro de personas con discapacidades profundas múltiples. Estoy agradecida de poder estar cerca de estas personas frágiles que necesitan un cariño y una atención especiales. Admiro la calidad de presencia, el cariño y la atención de las educadoras y la forma muy personalizada de cuidar a cada ‘niño’ (la mayoría son adultos), de crear un ambiente distendido y lúdico para su bienestar.

Los encuentros e intercambios con las educadoras son una ocasión para vivir un aspecto importante de nuestro carisma: el Encuentro y Dialogo con otras religiones. Con ellas puedo ir adentrándome un poco más en la cultura del país, en el conocimiento del islam y tener intercambios sobre los valores que nos unen, en el reconocimiento y la acogida mutua, con un gran respeto de las diferencias.

En comunidad nos hacemos solidarias de la realidad del país. Llevamos en nuestro corazón y en la oración, todo lo que alegra o preocupa a nuestro pueblo. Acabamos de recibir la buena noticia de que, por fin, tenemos un nuevo gobierno. Lo ponemos en manos del Señor para que pueda responder a las necesidades y expectativas de la población que son muchas… Esta podría ser la intención en la que podrían apoyarnos en este momento con su oración. Gracias. Les deseo una fructuosa campaña en este mes de octubre misionero. Gracias de nuevo por sus atenciones y oraciones”.