OMPRESS-NIGERIA (2-09-21) Los obispos nigerianos han hecho un comunicado expresando su dolor por el pueblo nigeriano que es testigo de una “maldad generalizada, una destrucción desenfrenada y derramamiento de sangre”, en una nación en que “la vida nunca ha sido tan barata”.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nigeria, el país con más diócesis de toda África, se reunieron en plenaria en la Catedral del Espíritu Santo de Ogui, en el estado de Enugu, en el sureste del país.

Recordando que todos estamos llamados “a dar testimonio de nuestra fe con convicción dondequiera que nos encontremos”, reconocen que “la vida nunca ha sido tan barata, ni Nigeria ha estado en la etapa en la que nos encontramos ahora. Las muertes a manos de secuestradores, pastores asesinos, bandidos, grupos terroristas han convertido a Nigeria en uno de los países más aterrorizados del mundo”. Para ello, recuerdan la importancia de la educación católica, cuyo objetivo principal “no es solo preparar a las personas para la vida terrenal, sino también para la salvación”, por lo que, hay que inculcar en todos los alumnos valores éticos que hagan que “la conducta moral dictada por los principios cristianos se integre “en el tejido mismo de la cultura escolar”. Los obispos observan el crecimiento constante de la Iglesia en Nigeria. Así la diócesis de Ogoja ha celebrado el Centenario de la llegada de la fe católica y en la archidiócesis de Abuja se han celebrado los 40 años de su existencia como diócesis.

“Como cristianos, estamos llamados a esperar constantemente en Dios que nunca falla”, concluyen los obispos, porque “no importa cuán difíciles sean los tiempos, no importa la situación en la que nos encontremos”, nuestra esperanza no nos defraudará. “Sin embargo, añaden, debemos cooperar con Dios para alcanzar mejores días por los que oramos y esperamos. Pedimos que el 1 de octubre de cada año las parroquias de todo el país celebren una procesión a la luz de las velas y recen el rosario por la paz y la unidad de nuestro país”.