OMPRESS-ROMA (25-10-21) La semana pasada, el Papa instituía canónicamente la Conferencia Eclesial de la Amazonía, fruto del Sínodo especial para la región de la cuenca del gran río, que tuvo lugar en 2019. Un organismo, que quiere promover “una mayor inculturación de la fe” en este inmenso territorio.

En la nota publicada por la Sala de Prensa de la Santa Sede se explica que “el Santo Padre erigió canónicamente la Conferencia Eclesial de la Amazonía como persona jurídica eclesiástica pública, con el objetivo de promover la acción pastoral común de las circunscripciones eclesiásticas de la Amazonía y fomentar una mayor inculturación de la fe en ese territorio”, afirma una nota publicada de la Santa Sede. En fechas próximas, los estatutos por los que se regirá este nuevo organismo se presentarán al Papa Francisco para su aprobación.

Se da cumplimiento así, primero, a una de las propuestas del documento final del Sínodo de 2019: la creación de un órgano episcopal permanente y representativo que promoviera la sinodalidad en la región amazónica, una sinodalidad que es el tema, precisamente, del sínodo de los obispos de este año. Y además, en la asamblea celebrada del 26 al 29 de junio de 2020, los obispos de la región solicitaron a la Santa Sede la erección permanente de la esta Conferencia Eclesial de la Amazonía.

La región Panamazónica, que cubrirá esta Conferencia, abarca un área de 7,8 millones de km2, incluyendo áreas de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. De sus aproximadamente 33 millones de habitantes, 3 millones son indígenas pertenecientes a 390 grupos étnicos distintos.