OMPRESS-COREA (30-11-21) A mitad de este mes se estrenaba en Corea la ópera “El cielo en el camino”, cuyo protagonista es el segundo sacerdote ordenado en el país, un verdadero San Pablo, que recorrió su tierra, reconfortando a los católicos perseguidos. Una obra sobre el amor al prójimo, en la que destaca la combinación entre música tradicional coreana y música occidental.

Este año se celebra el 200 aniversario del nacimiento de este sacerdote, el padre Tomás Yang-eop Choi, conocido como el “mártir del sudor”, por los trabajos que tuvo que soportar en su ministerio. Nacido en 1820, sus padres fueron mártires de la persecución que se desató contra los católicos en el país. Su padre, Francisco Choe Kyeong-Hwan (1805-1831), fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 1984. Su madre, María Yi Seong-rye (1801-1840), era beatificada por el Papa Francisco en 2014. Tomás quiso ser sacerdote y, para lograrlo, tuvo que realizar un largo periplo por Macao, Filipinas y China. No fue hasta 1849 cuando pudo volver a Corea y, durante 12 años, se dedicó a recorrer las innumerables comunidades católicas diseminadas por la persecución. Tradujo además los libros de catequesis del chino al coreano y sintetizó la doctrina de la fe católica en forma de poesía coreana, para facilitar su comprensión. Falleció de tifus en Bareon, una localidad donde después se abriría el primer seminario de Corea. Su vida fue casi una imitación de la de San Pablo, siempre en camino, y sufriendo expulsiones, incomprensiones e incluso apaleamientos. El 26 de abril de 2016 Tomás Yang-eop Choi fue proclamado venerable tras la firma por parte del Papa Francisco del decreto que reconoce su vida de virtudes heroicas.

La ópera “El cielo en el camino” es un drama propiamente coreano sobre la vida de este sacerdote, que mostró el cielo en el camino mientras aliviaba el dolor de los débiles. Se ha querido mostrar su caminar al encuentro de los creyentes en las ocho provincias de Yoseon (nombre de la dinastía de entonces y del reino de Corea), que lamentaban la pérdida de sus sacerdotes debido a la persecución y el martirio. La ópera, del compositor Park Young-hee, nació de una idea original de la compositora Sofía Park Young-hee en 2005 mientras trabajaba en Alemania, al descubrir una colección de cartas del padre Choi. El guión fue escrito por el padre Ryu Han-young, un experto en la vida y obra del sacerdote, y por el escritor Ko Yeon-ok, profesor de la Universidad Nacional de Artes de Corea.