OMPRESS-MARRUECOS (1-02-22) La diócesis de Tánger, junto a Imad (Association pour la Jeunesse et la Paix) han convocado para el próximo 4 de febrero, Día de la Fraternidad Humana, un acto en el que la protagonista será una madre que, a pesar del asesinato de su hijo, sigue siendo una promotora de paz y fraternidad.

El homenaje será en la Iglesia de San Francisco de Mdiq, y contará con el testimonio de Latifa Ibn Ziaten, fundadora de la Association Imad pour la Jeunesse et la Paix, premio de la Fraternidad Humana 2021 junto a Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas. Nacida en Mdiq, a los 17 años emigró a Francia donde formó una familia de cinco hijos. El 11 de marzo de 2012, su hijo Imad, soldado francés, fue asesinado por un terrorista en Toulouse. Este hecho doloroso hundió en una gran tristeza a Latifa. Sin embargo, el recuerdo de su hijo y sus palabras “levántate, mamá” la inspiraron para fundar una asociación que cuida de los jóvenes y los ayuda a interrogarse para no caer en el terrorismo. Su militancia la ha llevado a muchísimos colegios, barrios desfavorecidos, prisiones y encuentros de reflexión. Son muchos los reconocimientos y condecoraciones que ha recibido por su labor a favor de la fraternidad humana, entre ellos el que recibió el 4 de febrero de 2021, concedido por el Alto Comité de la Fraternidad Humana, otorgándole el premio Zayed de la Fraternidad Humana.

Su hijo, cumpliendo su deseo de ser enterrado junto al mar, se encuentra en el cementerio de Mdiq, por lo que tras el testimonio de su madre, se hará un homenaje a Imad, un hombre sencillo y fiel a sus valores, que animó un corazón de madre, de ciudadana y de mujer comprometida por la paz.

El acto se podrá seguir por zoom y por el canal de Youtube de los Misioneros Javerianos.