OMPRESS-GUATEMALA (31-03-22) La hermana María Teresa de la Torre Arranz, misionera en Guatemala, en Chimaltenango, es religiosa Dominica de Nuestra Señora de las Victorias, una congregación de fundación zaragozana y fundadora asturiana, Margarita Prieto Menéndez. Una congregación que forma parte de la familia dominica, y bebe del carisma de Santo Domingo. La hermana valora lo que significa el lema “A hombros de gigantes”, elegido para los diversos aniversarios misioneros que se están celebrando este año.

“El amor de Dios, el don del Espíritu, llene nuestros corazones para que sean oblación eucarística en Jesucristo por mediación de nuestra Madre Inmaculada. Muchas gracias por tenernos presentes en vuestra mente y corazón. Es motivador saber que en la tierra, (España, Valladolid, Fompedraza), donde Dios quiso ponerme como semilla de evangelización por el bautismo dentro de una familia católica y piadosa, se valora el trabajo misionero que realizamos en la Iglesia.

Aquí en Guatemala, específicamente Chimaltenango, trabajamos en el apostolado de la educación ya desde hace 66 años. Tenemos un colegio de niñas, de 6 a 18 años, y por la pandemia hemos reestructurado la forma de trabajo. Todavía hay que estar en línea, por internet, por la inseguridad y contagio que existe, aunque las noticias se manejan un poco a capricho.

Siempre caminamos, como dice el lema, ‘a hombros de gigantes’ en la obra evangelizadora, con los que están propuestos en este año aniversario; y también con todos los que en la Orden de Predicadores, dominicos, también nos han precedido en su entrega. La Orden de Predicadores, con Santo Domingo de Guzmán (1171- 1221). Sentimos también en la médula su espíritu evangelizador, él que recibió este carisma y nos legó el rezo del Santo Rosario.

Nos unimos en oración por la mediación de todos estos corazones evangelizadores”.