OMPRESS-MADRID (28-01-22) Este próximo lunes 31 de enero, Illuminare, la revista de pastoral misionera de las Obras Misionales Pontificias, entra en el año cien de su larga andadura. Son cien años de acompañar a la misión, a los misioneros y la animación misionera en España. Fue el 31 de enero de 1923 cuando empezó a publicarse en Burgos el Boletín de la Unión Misional del Clero de España, que cambió su nombre al actual, cuatro años después, en 1927. Entre aquel año 1 (1923) y este año 100 (2022), media un largo servicio a la misión por parte de la que es la revista más veterana de OMP en nuestro país.

Resulta una feliz coincidencia que, en este 2022 en el que, entre otros importantes centenarios, se cumple un siglo de la institución de las Obras Misionales como “Pontificias”, también esté de fiesta la publicación que entre nosotros tiene el cometido principal de apoyar las campañas de dichas Obras. De hecho, Illuminare busca facilitar a sacerdotes, religiosos y otros agentes pastorales la preparación y ambientación de las jornadas de la Propagación de la Fe (Domund), de la Santa Infancia (Infancia Misionera) y de San Pedro Apóstol (Vocaciones Nativas); todo ello, sin perder su vinculación a la cuarta de las OMP, la Pontificia Unión Misional, que cuenta con una sección específica entre sus páginas.

Coincidiendo con las mencionadas campañas, la revista lanza tres números al año, en enero, abril y octubre, con una tirada media actual de más de 20.000 ejemplares y una amplia proyección digital a través de la web de OMP. “Illuminare ha pasado por distintas etapas a lo largo de todos estos años de vida”, explica su director, Rafael Santos, “pero siempre ha procurado ayudar a los responsables de la animación misionera para que vivan apasionadamente la misión y nos motiven a todos a vivirla también así”.

“Se ofrece una combinación que parece funcionar bien: por un lado, contenidos de fondo, para la reflexión y la formación, y por otro, materiales prácticos e informativos, para favorecer la vivencia de la dimensión misionera en las comunidades cristianas”, añade el director de la revista. Y, “para el próximo siglo” de Illuminare, expresa este deseo: “Seguir siendo una herramienta sencilla, pero sólida y eficaz, que ayude cada vez más y mejor a caldear el ambiente misionero en nuestras diócesis”.