OMPRESS-CÓRDOBA (30-03-22) Con el lema “Sed callejeros de la fe”, resurge la tradicional Marcha Misionera que siempre reúne a numerosos jóvenes, y que este año ha recorrido el pasado sábado la misma ciudad de Córdoba, uniéndose al Gran Encuentro Sinodal Diocesano. Durante más de diez años, esta iniciativa diocesana, que lleva celebrándose ha peregrinado por la geografía de la provincia de Córdoba llevando a un santo misionero como figura central. La última se celebró en marzo de 2019 y recorrió el camino entre las localidades cordobesas de Aldea Quintana y La Carlota, con San Maximiliano Kolbe como protagonista.

La de este año ha tenido como referencia al joven Carlo Acutis, un santo actual, modelo para los jóvenes de hoy. Comenzó la Marcha a primera hora de la mañana del sábado en el Santuario de la Fuensanta, donde tras la acogida, se llevó a cabo una oración y los jóvenes iniciaron su caminar hacia el entorno de la Santa Iglesia Catedral. En el patio San Eulogio, se desarrolló una catequesis sobre la figura de Carlo Acutis. La caminata continuó hasta el colegio Trinidad donde los participantes pudieron sumarse al Gran Encuentro Sinodal Diocesano, una cita a la que asistieron mil personas y que sirvió para abrir un camino sinodal y de comunión en la Iglesia. El broche de oro de la Marcha fue el concierto de AAIRA en las inmediaciones del colegio, donde los jóvenes disfrutaron de este grupo de Rock católico, procedente de Madrid, muy conocido en el mundo de la música cristiana contemporánea.

La marcha está impulsada por el delegado de Juventud de la diócesis cordobesa, Jesús Linares, y el párroco de Santa Luisa de Marillac, Miguel David Pozo, junto a la Delegación de Misiones. Como explicaba Jesús Linares, “la experiencia nos dice que muchos jóvenes encuentran en estos caminos al Señor en su vida, a través de otros jóvenes, de sacerdotes, de la vivencia de sacramentos, etc. La Marcha no deja de ser una comparación con el camino de la vida, donde al final cuando uno se encuentra con Cristo le cambia la vida”.