OMPRESS-MÉXICO (19-05-22) El Servicio Jesuita a Migrantes México acaba de hacer público su “Informe sobre Desaparición de Personas Migrantes en México”, en el que se refleja la labor de búsqueda de personas llevada a cabo, ante una problemática desgarradora, consciente de que “no hay muro capaz de contener los sueños”. Como explica el informe los seres queridos de los emigrantes se encuentran tanto en países de origen como de destino. En el primer caso, en situaciones de precariedad y, en el segundo, de irregularidad, por lo que les resulta muy difícil e incluso imposible participar directamente en la búsqueda de sus familiares. Para ayudar a paliar esta situación se creó hace 15 años el Programa de Búsqueda de Personas Migrantes Desaparecidas, permitiendo a los familiares participar en la búsqueda de su ser querido desaparecido.

Entre los años 2007 y 2021 el Servicio Jesuita a Migrantes México ha atendido 1.280 casos de personas desaparecidas. Su perfil: 71% son centroamericanos, seguidos de 22% mexicanos y 7% sudamericanos; 86% con edades entre los 18 y 59 años; 74% hombres; y 96% con su lugar de destino en Estados Unidos. En cuanto a los lugares desde donde se realizaron las solicitudes de búsqueda, el Informe resalta que el 28% fueron hechas desde Estados Unidos, 24% desde México, 13% desde Nicaragua y Honduras, 11% desde Guatemala, 5% desde El Salvador y 6% desde otros países del continente.

El 75% de las personas localizadas en México se encontraban detenidas en alguna estación migratoria o estancia provisional en Chiapas y Tabasco, lo cual pone de manifiesto que la detención e incomunicación de personas alojadas en estos espacios se ha convertido en una de las principales fuentes de desaparición. Ante esta situación, el Informe plantea la urgente necesidad de poner en marcha en México un registro público nacional de detenciones migratorias que en la práctica ya debería existir, según las disposiciones legales. A pesar de esta situación se reconoce el esfuerzo del Estado mexicano respecto de la creación del Mecanismo de Apoyo Exterior (MAE) en el año 2015, mismo que permite que las familias de personas migrantes desaparecidas que se encuentran fuera de México presenten y den seguimiento a reportes de desaparición. Sin embargo, también señala que, de acuerdo con su experiencia, hay casos de familiares que han presentado peticiones y que, tras meses de espera, no saben si esta fue atendida, si llegó a la autoridad correspondiente, si se ha dado algún seguimiento al mismo o si hay avances.

El Servicio Jesuita a Migrantes México reconoce que solo a través de la colaboración entre familiares, organizaciones nacionales e internacionales y autoridades se podrá atender esta problemática y avanzar en la búsqueda de justicia, verdad y dignidad de las personas migrantes que más lo necesitan.

Para acceder al informe aquí.