OMPRESS-AFGANISTÁN (10-05-21) El Papa Francisco hacía referencia, en el Regina coeli de ayer domingo, al terrible atentado que tuvo lugar el sábado en Kabul, dirigido como tantos otros a dañar a los más jóvenes de una sociedad que no deja de sufrir la violencia. Por su parte, el padre Giovanni Scalese, el sacerdote barnabita responsable de la Missio sui iuris en Afganistán, considera “crímenes de lesa humanidad”, estos asesinatos que tuvieron lugar el sábado en una escuela para niñas en Kabul, con más 50 víctimas y más de 100 heridos.

Es el ataque más sangriento del último año y marca el inicio de la retirada de los últimos 2.500 soldados estadounidenses en el país. Por el momento no ha habido una reivindicación oficial del atentado por parte de ninguno de los numerosos grupos terroristas. “Ataques de este tipo, cuyo objetivo intencional son civiles desarmados, sobre todo, menores – declara el sacerdote a SIR, la agencia de noticias de la Conferencia Episcopal Italiana – no son más que crímenes de lesa humanidad, que no encuentran justificación alguna, ni política, ni militar, ni mucho menos, religiosa. Que la religión no puede inspirar este brutal crimen lo demuestra el hecho de que se ha cometido durante el mes de Ramadán”. Este atentado “clama venganza ante los ojos de Dios. Quien lo concibió y organizó ciertamente no teme a Dios, pero debe recordar que, aunque no sea condenado por un tribunal humano, un día aparecerá ante la corte de Dios, a la que tendrá que dar cuenta de tanta brutalidad”.

El Papa Francisco ayer, al final del Regina coeli, decía: “Oremos también por las víctimas del atentado terrorista acontecido ayer en Kabul: una acción inhumana que ha golpeado a tantas niñas y jóvenes mientras salían de la escuela. Recemos por cada una de ellas y por sus familias. Y que Dios conceda paz a Afganistán”. Esta misma mañana, desgraciadamente, tenía lugar un nuevo atentado en la provincia de Zabul, que ha causado 11 muertos y casi treinta heridos.