OMPRESS-MYANMAR (17-12-21) Cada año la Obra Pontificias de la Infancia Misionera envía una ayuda al Convento de San José, de Sanchaung, Myanmar. Un convento que es hogar, escuela y centro de acogida, todo en uno, para 85 niñas y niños. Las religiosas de esta casa, de la Congregación de las Hermanas de San José de la Aparición, son ya, en la práctica, la familia de estos niños. Muchos niños proceden de zonas remotas, aunque algunos, sobre todo una veintena de niñas, provienen de las periferias de las ciudades y son huérfanas. Algunos, ya mayorcitos, no son católicos, pero en el lenguaje del amor y del cuidado de los demás, todo el mundo se entiende, budistas y cristianos.

Infancia Misionera lleva años teniendo la suerte de estar al lado de las hermanas y de estos niños. Les hace llegar cada año 5.000 dólares para los gastos más del día a día. Se trata de las compras de comida y ropa, y otros gastos que conlleva el alojar a los pequeños. En una carta de agradecimiento que enviaba la hermana Magdalene Jim, la superiora del Convento de San José, contaba las dificultades que han pasado este último año con el covid, y que muchas actividades han tenido que ser “en casa” y sin poder salir mucho. Así que informaba que con el grupo de niñas huérfanas se han dedicado a clases de informática, a un taller de costura… aunque, al final, han logrado tener una especie de campamento de verano que les ha alegrado la vida a las pequeñas en una aldea, no muy lejos y de la que algunos niños son acogidos en el Convento de San José.

La hermana, en su carta, no habla por delicadeza de la realidad política de su país, aun así explica que aunque “no podemos saber en qué situación nos encontraremos mañana, les rogamos que recen y nos ayuden a seguir sobreviviendo. ¡Hay tanta gente sufriendo en nuestro país! ¡Recen para que la gente no pierda la fe!”.

Ayudas como esta enviada a Sanchaung hay que agradecérselas a la generosidad de tantos pequeños del mundo que, a través de la Obra de Infancia Misionera y su campaña, entregan una pequeña aportación. Por eso desde las Obras Misionales Pontificias recuerdan la cita que hay con esta obra el próximo 16 de enero, Jornada de Infancia Misionera. Los materiales y un montón de cosas más se pueden encontrar en www.infanciamisionera.es.