OMPRESS-PERÚ (25-02-22) El próximo 7 de mayo tendrá lugar la ceremonia de beatificación de la religiosa María Agustina Rivas López asesinada por los terroristas comunistas de Sendero Luminoso, por su cercanía a la gente y su labor incansable al lado de los más pobres.

El anuncio lo hacía público la hermana Marlene Acosta, provincial de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, la congregación de “Aguchita”, como cariñosamente era conocida la religiosa por aquellos a los que servía. La solemne Eucaristía de beatificación tendrá lugar el sábado 7 de mayo en La Florida, en el vicariato apostólico de San Ramón, uno de los territorios de misión de Perú, y estará precedida por una vigilia de oración el viernes 6 de mayo en la misma catedral del vicariato.

La hermana Aguchita nació el 13 de junio de 1920 en Coracora, en la región de Ayacucho, en la sierra sur del Perú. Su nombre de nacimiento era Antonia Luzmila pero lo cambió, en su profesión como religiosa, al de María Agustina. Su primera misión fue, durante muchos años, en la zona de Barrios Altos, en el centro de Lima. En 1987, en tiempos de gran violencia a causa del terrorismo del grupo comunista Sendero Luminoso, fue enviada a la misión de La Florida, en el Vicariato de San Ramón, en la zona de la selva central de Perú. Allí trabajó, junto a su comunidad religiosa, ofreciendo asistencia sanitaria, educativa, brindando alimentos, alfabetizando principalmente a mujeres y capacitándolas productivamente, organizando clubes juveniles e impartiendo catequesis familiar en las comunidades rurales. Su labor se centraba sobre todo en las comunidades Asháninka del Valle del Perené, una comunidad de unas 55.000 personas, un pueblo indígena profundamente afectado por los enfrentamientos, una verdadera guerra, que azotó la zona a finales de los años 80.

El 27 de septiembre de 1990, cuando “Aguchita” tenía 70 años, una partida de terroristas asesinos llegó a La Florida y perpetró varios asesinatos. La acusaron de ayudar a los pobres y hablar con los asháninkas, la comunidad nativa que rechazaba a Sendero Luminoso. Una joven de solo 17 años la mató de cinco disparos. Fue una más de las miles de personas asesinadas durante estos años en Perú, la mayoría simples campesinos sencillos e inocentes. Su beatificación fue aprobada por el Papa Francisco el 22 de mayo de 2021, tras el reconocimiento de su martirio por parte de la Congregación para las Causas de los Santos.

Este mismo mes se estrenaba un documental sobre la vida de “Aguchita”, producido por la Red Eclesial Panamazónica, REPAM, junto a SIGNIS ALC, la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, el séptimo de la serie “La vida por la Amazonía”. “Aguchita” hizo precisamente eso, dar la vida por sus hermanos de la Amazonía.