OMPRESS-GUINEA (6-05-21) Para recordar al primer misionero que llegó a Guinea – llamada Conakry para diferenciarla de otros países africanos –todos los años los católicos peregrinan al santuario de Boffa la cuna de la fe en el país. La pandemia no ha frenado esta peregrinación que este año ha reunido a cinco mil personas. Desde 1963, cada año, durante la primera semana de mayo, muchos fieles católicos de las diócesis de Guinea se acercan a este santuario de Boffa, el lugar en el que abrió la primera misión el padre Charles Gommengenger en 1875 y donde, dos años después, otro misionero, el padre Jean Ildefonse Muler, fundó la Parroquia de San José.

La celebración principal de esta peregrinación tiene lugar el primer domingo de mayo, pero ya el jueves por la mañana los peregrinos llegados de toda Guinea recorren los lugares de esta peregrinación, empezando por la visita al Santísimo en la centenaria Parroquia de San José donde, en el presbisterio encontrarán su figura, de especial veneración en este año de San José. Visitan también la gruta mariana, donde la Madre de la Iglesia espera a cada peregrino para cubrirlo con su manto maternal. Después está el cementerio de los misioneros, donde descansan misioneros de todas las edades, de todos las épocas y de todos los países, religiosos y religiosas, sacerdotes… Como explican desde la diócesis de Conakry, estos misioneros, “al dar su vida como semilla de fe para el establecimiento de la Iglesia, han hecho de Boffa una tierra santa, raíz de nuestra memoria como creyentes”. También visitan el cementerio de los fieles, en donde descansa el primer sacerdote guineano, el padre Guillaume Pathé, y muchos de los primeros cristianos, testigos de la fe en Guinea.

El misionero salesiano Marco Díaz cuenta que en la peregrinación de este año, a pesar de las dificultades provocadas por el covid-19, “cinco mil peregrinos acudieron a Boffa desde el jueves 29 de abril hasta el 2 de mayo”, y que esta peregrinación se centró en la figura de otro de los primeros misioneros el padre Arsène Mell, “uno de los primeros misioneros espiritanos en Guinea, que trabajó incansablemente por el establecimiento de la iglesia en Guinea. Por eso el tema de la peregrinación de este año 2021 ha sido “Bautizados en el Espíritu, seamos misioneros como el padre Arsène Mell”, explica el padre Marco. Quien también destacaba que en la misa del domingo 2 de mayo estuvieron presentes el prefecto, el alcalde y diputados de fe musulmana, en un gesto de solidaridad y fraternidad, que dice mucho de la sociedad guineana.