OMPRESS-BOLIVIA (28-02-22) Mons. Aurelio Pesoa Ribera, OFM, escribe a las Obras Misionales Pontificias para dar gracias por las ayudas llegadas a este vicariato apostólico de Bolivia. El Vicario agradece la generosidad de los fieles españoles que se unen a la labor de la Iglesia boliviana. La aportación enviada, dice Mons. Pesoa, “permitió llevar adelante varias actividades pastorales en pro de la propagación del Reino de Dios. Todo ello en beneficio de nuestra Iglesia beniana, para nosotros es la más clara expresión de comunión eclesial, la cual es correspondida con nuestras oraciones por todos los católicos y las necesidades de la Iglesia que peregrina en España”.

El vicariato, en el norte de Bolivia y con frontera con Brasil, tiene una población de más de 200.000 habitantes y cuenta con 9 sacerdotes diocesanos, 15 sacerdotes religiosos y un diácono permanente. A su lado 33 religiosas de ocho congregaciones distintas ejercen labores pastorales en todas y cada una de las seis provincias que conforman el vicariato. Todo ello en una extensión de casi la tercera parte de España y las dificultades de comunicación de la zona amazónica.

Todos los años las Obras Misionales Pontificias envían ayudas al vicariato. Solo en el 2020, se enviaron 64.500 dólares, que iban desde una ayuda para reformar una de las diez parroquias del vicariato, la de La Resurrección, en la zona de San Antonio, a las ayudas para catequistas.