OMPRESS-PERÚ (12-07-21) Fue en 1921 cuando un misionero pasionista era puesto al frente, por la Santa Sede, del entonces llamado Vicariato Apostólicos de San Gabriel de la Dolorosa del Marañón, en Perú, ahora llamado Yurimaguas, desde entonces los misioneros de la Congregación de la Pasión han seguido unidos a estas tierras peruanas. Para celebrar estos 100 años de presencia, el actual vicario apostólico, el también pasionista Mons. Jesús María Aristín está intentando llegar a los rincones más alejados del Vicariato.

Así ha visitado el distrito de Balsapuerto para participar junto a los fieles de una sencilla y emotiva celebración, en la que se inauguró un busto del padre Román Villa y se presentó al equipo parroquial. El padre Román Villa fue párroco durante 25 años en la zona. Con sencillez y profunda espiritualidad desde la Parroquia Santo Tomás se agradeció a Dios por estos últimos cien años de acompañamiento a la población local a través de decenas de misioneros y misioneras que han dedicado gran parte de su vida a la misión.

“Terminando la bendición del busto en homenaje al padre Román tuvimos la Misa Jubilar en la que se dio gracias a Dios por los misioneros que tuvimos y, se presentó al equipo parroquial que hoy sigue la tarea evangelizadora”, explica desde Balsapuerto la hermana María Luisa Maduell, “hoy podemos decir que lo que iniciaron los Pasionistas hace tantas décadas ha dado frutos y hoy tenemos un equipo grande de evangelizadores”. Este equipo, integrado por hombres y mujeres muy comprometidos, está conformado por animadores cristianos, catequistas, profesores, padres y madres de familia y jóvenes. “Ellos son hoy los que impulsan la evangelización anunciando a Cristo con su testimonio valiente, entregado y sincero”, opina Maduell.

La Santa Sede erigió en 1921 la Prefectura Apostólica, que comprendía toda la actual provincia de Alto Amazonas, con territorio desmembrado del Vicariato de San León de Amazonas. El breve pontificio detalla este punto: “Con los territorios así separados formamos e instituimos la nueva Prefectura Apostólica que se llamará de San Gabriel de la Dolorosa del Marañón, y la confiamos a la Congregación Pasionista”. El P. Atanasio Jauregui, superior de la primera expedición misionera de los Pasionistas al Perú, en 1913, fue nombrado primer Prefecto Apostólico de esta nueva circunscripción. El primer grupo llegó al Huallaga en octubre de 1921 y comenzó a preparar la organización de la Prefectura. El 8 de febrero de 1922, surcando el Amazonas, el Marañón y el Huallaga, llegaba a Yurimaguas el P. Atanasio Jáuregui, Prefecto Apostólico con un grupo de sacerdotes y hermanos de la Congregación. En total ocho misioneros. Desde entonces han sido decenas los misioneros y misioneras que han continuado la labor de aquellos ocho primeros, entre ellos los cinco obispos que han estado al frente del vicariato: Atanasio Jáuregui, Gregorio Olázar, Miguel Irízar, José Luis Astigarraga y, en la actualidad, Jesús María Aristín.